22 jun. 2017

Forja tu Destino














Saludos seguidores de ambos lados de la Fuerza. Hoy os traemos un report del evento celebrado en Kinépolis el pasado fin de semana, en el que hubo mogollón de juegos y hasta un Store Championship de Destiny. Si queréis saber algo de lo que allí pasó, lo tenéis tras el salto (agradecimiento especial a Beeckamm que nos ha pasado algunas de las fotos que ilustran el artículo).




El fin de semana pasado se celebró en Kinépolis Madrid Ciudad de la Imagen un evento en el que se juntaron un buen puñado de juegos con diferentes formatos de torneo. A nosotros, obviamente, nos interesa el de SW Destiny, que consistió en una jornada de juego casual el sábado 17  y un Campeonato de Tienda el domingo 18. La verdad es que llevábamos tiempo sin juntarnos, ya que últimamente las circunstancias vitales pesan más que el frikismo, por lo que cuando Saibot me dijo que había una posibilidad de que fuera no me lo pensé y me apunté yo también. Al fin y al cabo, Destiny es un juego en el que no me muevo en ambientes competitivos (apenas he ido a dos o tres torneos de viernes en Carranza) y me picaba una cierta curiosidad. Además, tenía ganas de comprobar cómo funcionaba alguno de los mazos que había modificado recientemente, ya que me había pasado el fin de semana anterior enseñando a jugar y preparando mazos a mi amigo Lordlega, y arreglando un poco los míos. El lugar del evento también me llamaba la atención: ¿Kinépolis? Sí que iba a hacerse realidad lo de jugar en cualquier sitio, teniendo en cuenta aquellas partidas de LCG que eché con Raxar en un MacDonald’s de Zaragoza, o el épico final del II Resurgir de la Fuerza en la planta baja de una pizzería de Móstoles que se marcaron Kvothe, Jaino y Wedge, si no recuerdo mal.



La ambientación de Kinepolis estos días es idónea para los frikis...

Lo cierto es que me sorprendió porque a pesar del volumen de jugadores y juegos que había todo fue bastante ágil. El Campeonato de Destiny contaba con unos treinta participantes, entre los que había viejos conocidos del LCG como Beeckamm o Joaquín, y algunos que lo fueron y que esperamos que vuelvan como Rojo Cinco o Zoed, a los que siempre es un placer encontrarse. Me consta que Rojo Cinco grabó algunas de sus partidas así que estad atentos a La Voz de Lothal porque seguramente estarán por allí en breve. También fue una gran alegría que viniera Dante, de Zaragoza, que había estado unos días antes en el Store del LCG de  Padis al que yo no pude ir, así que tuve ocasión de charlar con él y después cambiamos algunas cartas. La verdad es que el día no podía empezar mejor. Se nos planteó el torneo a ocho rondas de 35 minutos cada una, lo que me pareció un gran acierto porque nos daba la oportunidad de echar toda la mañana y llegar a casa a comer, que era domingo y había paletilla de cordero en casa de mis suegros…pero volviendo al tema, para los que venimos de otros juegos oír ocho rondas fue como ¡boooooooom! Si juego cuatro y mi cabeza se desenrosca y se pira sola…pero hay que decir que Destiny es menos agotador. En primer lugar porque las rondas son la mitad de tiempo que en el LCG y por otro lado porque es más ágil, hay menos tiempos de “pensamiento” y más de “acción”. Así que hay que decir que terminamos bastante frescos a pesar de todo.




Así lucía el espacio dedicado a nuestros juegos favoritos.


Metiéndonos en aspectos más propios del juego, yo fui con la enésima versión de mi mazo eVader + Bandido Tusken. Este aspecto de Destiny me parece también muy interesante: tienes tus personajes, tu idea de mazo, pero puedes ir haciendo continuas variaciones para ver qué funciona mejor o qué se adapta más a lo que quieres. En mi caso estuvimos dando vueltas al mazo Saibot (que es a quien corresponde el 99% de la creación del mismo) y yo para reducir el excesivo número de mejoras y colocar algunos eventos poderosos de la nueva expansión; también se hacía necesario encontrar un hueco para el Vibrocuchillo, que en la teoría me había parecido bueno pero que después, en la práctica, vi que es brutal. El problema es que sólo tenía uno disponible…pero tranquilos que ya he conseguido el segundo. En resumen, el mazo que llevé al torneo fue el siguiente:


Personajes (21 + 9):
Darth Vader élite
Bandido Tusken

Campo de batalla: Arsenal Imperial

Mejoras (10):
Vibrocuchillo x1
Entrenamiento en la Fuerza x1
Sable de luz x1
Velocidad de la Fuerza x1
Sable de Luz de Kylo Ren x1
Estrangular con la Fuerza x1
Lanzar con la Fuerza x1
Entrenamiento en Makashi x1
Holocrón Sith x2

Apoyos (3):
El Poder del Lado Oscuro x1
Secuaces de Refuerzo  x2

Eventos (17):
Intimidar x1
Utiliza la Fuerza x1
Sin Piedad x1
Tú no le gustas x2
Aislamiento x2
Tácticas engañosas x2
Atacar con la Fuerza x2
Siento tu cólera x2
Duda x2
Lanzamiento de sable de luz x2

La idea es básicamente dar golpes. Es un mazo que busca la explosividad del daño, sobre todo cuerpo a cuerpo.  Como es lógico, hemos buscado un equilibrio en los eventos para tener algo de removal, pues a pesar de que Vader tiene larga vida, no es un mazo que genere muchos escudos (algo que por otro lado con la omnipresencia del Vibrocuchillo cada vez parece menos determinante) así que de alguna otra forma habrá que evitar que nos lleguen los palos del enemigo. Una de mis cartas favoritas es Atacar con la Fuerza, ya que jugarla con Vader es un auténtico placer: pongo el dado en 3 ⚔, que encima no cuesta un duro, y lo resuelvo sin contemplaciones. Aunque he de reconocer que Tácticas Engañosas también hace un gran trabajo, pues gracias a su Emboscada el resultado es prácticamente el mismo siempre que tengas un dado mostrando recurso. Cartonazo, en mi opinión.





A modo de resumen diré que mi jugada favorita, de todas las que hice, fue en mi primera partida. Mi oponente llevaba los mismos personajes que yo, lo cual me dio bastante miedo porque nunca había jugado una partida espejo. He de decir que su mazo estaba mejor preparado que el mío, ya que llevaba dos Vibrochuchillos (yo sólo uno) y Manos Rápidas, una carta cuyo funcionamiento yo no había entendido bien y la había desechado del mazo. Gran error, como comprobé con dolor. Al final, quedaban los dos Tusken, el mío con seis daños, y el suyo con cuatro. Me veía bastante mal, pues el suyo tenía Vibrocuchillo, creo recordar, y alguna mejora más. Pero opté por preparar mi única opción, si es que salía. Tenía en mano Sin Piedad y otras tres cartas azules, así que en el turno anterior había reclamado, tiré los dados del Tusken, obtuve la cara de 1 ⚔, di turno a mi oponente, y en la siguiente jugada endosé el evento con las tres cartas. Una jugada que aprendí de Raxar y que me daba la victoria en una partida muy apretada. Qué gran finalizador puede llegar a ser ese cartón.

Las siguientes rondas fui de mal en peor. Recuerdo especialmente la partida con Alberto, porque le conozco de algún torneo de X-Wing (que voy a pocos, pero siempre me lo encuentro), juego en el que acostumbra a meterme grandes palizas. Llevaba el mazo de ePalpatine, que yo no conocía, y, bueno, digamos que comprendí por qué es tan bestial. No fue paliza pero me ganó, y la verdad es que me gustó verle y saber que está en Destiny, más que nada por si en este juego le puedo ganar alguna vez 😂😂 . Otro momento que recuerdo fue en la partida con Fran Morales, en la que una mala decisión me condicionó bastante. La partida estaba pareja,  y yo tenía una buena tirada para resolver (siete daños, en total si no recuerdo mal) pero me cegué y por no desperdiciar un daño dejé vivo a Unkar Plutt con dos dados de focus, que él resolvió para meterme un palo con su FN-2199 que riéte tú de mis siete.








Entre unas cosas y otras iba 1-4 en el torneo y me daba la impresión de que mi amigo Vader no quería hacer todo el daño del que era capaz (no digo ya el Tusken, al que mi Grievous pacifista le había contagiado)  como pasó por ejemplo en otra partida contra un ePalpatine en la que le tenía a tres daños de morir, y no le hice ninguno, y él en el siguiente turno me metió siete (entre dados y los daños que hace por su habilidad) causándome la cuarta derrota consecutiva. Pero lo que podríamos llamar la segunda parte me trajo el equilibrio y acabé 4-4, con el gustazo de jugar por fin a algo con Zoed y terminar el torneo con Joaquín, con el que nos hemos reencontrado gracias a Destiny.

En definitiva, un torneo de ambiente agradable y bien organizado, en un entorno curioso (eso sí, ni un sitio donde comprar una bebida pues todas las tiendas y restaurantes estuvieron cerrados la mayor parte de la mañana) que nos brindó la ocasión de pasar un rato divertido  que es, al fin y al cabo, para lo que nos metemos en estos juegos. Un acierto que esperamos que se repita, y que en futuras celebraciones haya incluso un pequeño hueco para SW LCG. Enhorabuena a los organizadores y a los que ocuparon las plazas altas de la clasificación.


Que la Fuerza os acompañe

2 comentarios:

  1. Un placer haber vuelto a coincidir con vosotros, aunque haya sido en otro juego.

    Saludetes!

    ResponderEliminar
  2. Pregunta: 2 Holocrones para solo 3 mejoras de Habilidad? Quizás no te renta, no?

    ResponderEliminar